Página 91 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
90
complejidad de este fenómeno, aunque no ayuda esta polisemia precisamente a su
aclaración. De este modo, para comenzar su estudio, Martín Velasco opta por esta
definición:
Así, pues, con la palabra “mística” nos referiremos, en términos
todavía muy generales e imprecisos, a experiencias interiores, inmediatas,
fruitivas, que tienen lugar en el nivel de conciencia que supera la que rige en
la experiencia ordinaria y objetiva, de la unión
cualquiera que sea la forma
en que se la viva
del fondo del sujeto con el todo, el universo, lo absoluto,
lo divino, Dios o el Espíritu
3
.
Ya en este capítulo, Martín Velasco hace referencia a la obra que aquí
comentamos, de la que afirma:
La teología mística comporta como rasgos peculiares el ser un
conocimiento religioso, escondido y “experimental”, es decir, “inmediato”,
obtenido a partir de la unión vivida con Dios y de su operación en nosotros,
en oposición al conocimiento deductivo y puramente racional
4
.
De modo que, siendo esta obra fundamental por su influencia en las
posteriores obras místicas, trataremos de encontrar algunos caracteres que
iluminen el sentido de lo que sea la mística. Para ello, volvamos nuevamente sobre
este modo de comenzar el primer capítulo: una oración. Y esto nos lleva de
inmediato a otro autor de gran trascendencia en la historia de la filosofía, nos
referimos a San Anselmo, cuyo
Proslogion
comienza con una oración, en la que con
bellísimas palabras, implora a Dios para que le permita ver su rostro, conocerlo:
(...) ¡Oh Señor, Dios mío!, enseña a mi corazón dónde y cómo te
encontrará, dónde y cómo tiene que buscarte. Si no estás en mí, ¡oh.
Señor!, si estás ausente, ¿dónde te encontraré? Desde luego habitas una luz
inaccesible
5
.
Hay un interesante texto de Karl Jaspers sobre San Anselmo en que señala,
glosándolo con lo dicho por el biógrafo de San Anselmo, Eadmer, que su famoso
argumento ontológico no era tanto el solo resultado de la razón sino que aludía a
3
Martín Velasco, Juan.
El fenómeno místico. Estudio comparado.
Madrid: Trotta, 1999. Página 23.
4
Ibídem.
Pág. 20
5
San Anselmo.
Obras Completas. I.
Madrid: BAC, 2008.
Proslogio,
c. I. Pág. 361.