Página 79 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
78
Admitimos que hay
al menos dos
modos cognitivos de decir-comprender la
realidad, el modo objetivo-científico y el modo fenomenológico-hermenéutico, pero
ambos modos, como ella misma dice, tienen su raíz y su razón de ser, son
necesarios para adaptarnos y sobrevivir en la naturaleza y para comprender las
vidas humanas. No se trata de quién triunfa disyuntivamente, si el lenguaje
científico o el lenguaje poético, sino que hay que ponerlos en relación
constantemente, conflictiva y cooperativa. Por ejemplo, el poeta pregunta por el
reverdecer de un olmo viejo, como hacía Antonio Machado en Baeza al recodar sus
paseos con su joven esposa Leonor por la ribera del río Duero en Soria, poeta por
antonomasia para María Zambrano, pero el biólogo ha de explicar cómo los árboles
crecen, sus tejidos vegetales, su metabolismo, los minerales que toman de la
tierra, la fotosíntesis, etc. Entre el lenguaje científico químico, físico, matemático,
etc. y las expresiones poéticas de los idiomas nacionales caben muchas relaciones,
unas de complementariedad, otras de confrontación, pero no hay una batalla y ni
una guerra definitiva y ni última, sino un
constante reajustarse
las perspectivas
24
del decir común y poético y las explicaciones científicas. El poeta puede seguir
cantando al sol y a la luna y sus lágrimas de plata, pero los astrónomos y físicos
tienen también que hacer su investigación espacial con otros conceptos,
procedimientos, tecnologías, financiación, etc. Por ello, lo que seguimos
necesitando es superar el viejísimo antagonismo de las dos culturas, la de ciencias
y la de letras, para abrirnos a un
horizonte interdisciplinar
25
y de la
complejidad
según E. Morin
26
, donde todos los saberes se intentan ayudar, aunque unas veces
esas ayudas impliquen una desmitificación, una crítica, una destrucción de viejas
ideas y prejuicios, y otras la instauración de nuevos conceptos y procedimientos, la
reducción de unas líneas de investigación, la apertura de otras nuevas, con lo que
esto conlleva de conflictos de intereses económicos, departamentales, gremiales,
etc.
2. ¿El lenguaje conceptual es malo, el lenguaje poético es bueno?
24
Ortega y Gasset, J.,
El tema de nuestro tiempo
(1923), Alianza, Madrid, 1987, X “La doctrina del punto
de vista”, pp. 144 ss.
25
Vid. Sánchez Ron, J.M.,
La Nueva Ilustración: Ciencia, Tecnología y Humanidades en un mundo interdisciplinar,
Eds. Nobel, Oviedo, 2011; Elías, C.,
La razón estrangulada. La crisis de la ciencia en la sociedad contemporánea,
Debate, Barcelona, 2008; también nuestro artículo “Las ciencias en la crisis actual”, www.lacavernadeplaton.com,
(2011), pp. 1-13.
26
Introducción al pensamiento complejo,
Gedisa, Barcelona, 2009.