Página 63 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
62
dedicación. El examen estaba bien y le puse una nota alta. Siempre me han
repelido los pelotas y he admirado a los valientes. Tenía apellido vasco. Qué le
vamos a hacer, pero siempre he mirado en las fichas si había apellidos vascos. Que
cada uno lo interprete como le dé la gana.
En los últimos años me he ido apartando de la vida pública y he seguido
publicando libros. En muchos casos no me he apartado, sino que me han apartado.
Además de que los años no pasan en valde. Me resulta difícil, recordar, cosa
preocupante, en cuantos programas de radio o televisión he estado o en qué
periódicos he escrito. En televisión porque, además, abarca las autonómicas o los
viajes aislados fuera de Madrid a televisiones nacionales. Solo me gustaría recordar
los meses que pasé en Telemadrid, en una tertulia dirigida por Marta Robles. Marta
es lista y lo hace bien. Y yo la mantengo mi estima. No quiero pasar por alto el
tema, actual como pocos, de lo correcto o incorrecto políticamente hablando. Lo de
la incorrección política lo llevo en el alma y la fatídica corrección anida en todos los
resortes del Estado y que va de la cabeza a los pies. En lo de la corrección hemos
llegado a extremos realmente ridículos. Pero tal corrección no es inocente. Alguien
se aprovecha de ella. Sirve para mantener a raya el sistema y que se consideren
progresistas personas del todo conservadoras, solo que con un toque de aire
izquierdista. Así, si sueltas un taco que no hace mal a nadie, te reprenderán
diciéndote que estás ofendiendo a la mujer. Cuando los o las que te riñen nunca
han luchado de verdad por defenderlas. Si cuentas un chiste en el que tal vez
rindas excesivo tributo a una tradición machista solo que, dentro de un contexto
inofensivo, te tacharan de homófobo. Cuando ellos o ellas nunca han movido un
dedo a favor de los derechos de la libertad sexual. Y si te quejas por una caótica
regulación de la inmigración, de acusarán de xenófobo. Cuando raramente se les
haya visto luchar por los derechos de todos. De los autóctonos y de los que vienen
de fuera. La corrección política es un mal. Rompe la necesaria particularidad, está
en contra de la falsa homogeneidad, imposibilita pensar con libertad y nos
convierten en infantiles ciudadanos que solo han de cuidar lo que dicen. Hagan lo
que hagan. A la derecha o a la izquierda.