Página 31 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
30
modificaciones oportunas que ha hecho su autor, la huella chomskiana ha
permanecido. Y ha influenciado a no pocas ramas del saber. Pero Chomsky es un
personaje atípico. Y es que el revolucionario lingüista tiene alma libertaria
comprometida. Es un libertario, que no un libertariano conservador. Y le podemos
llamar, sin rubor, culpa o vergüenza sino todo lo contrario, un anarquista. En uno
de sus libros defiende y se inspira en el anarquismo español. Ha escrito
innumerables libros y ha participado en otras incontables conferencias poniendo su
palabra a favor de las causas justas reprimidas, de los necesitados, de los
olvidados, de aquellos que parece que sus razones se perderán en el olvido. De
todos sus libros me quedo con este solo por el título:” Que no nos vendan la moto”.
En los inicios de la Transición y que yo llamo Continuidad vino a Madrid por medio
de M. Garrido. Se organizó un acto en la Complutense y yo participé en la Mesa
Redonda correspondiente. No cabía un cuerpo más. No sé si un alma. Le saludé,
pero no se acordaba que fui a entrevistarme con él, por medio de una profesora
amiga, Madeleine Fletcher, en Harvard. Una ocasión espléndida. Estaba cara a cara
con el genio. Me impresionó, nada más entrar en su despacho, su afabilidad, su
sencillez, su naturalidad, ponía las piernas encima de una silla, y su estilo ágil e
incluso atlético. Yo le quería preguntar por los problemas que me causaba un libro
reciente suyo “
Rules and Representation
”. Tenía mis dudas sobre la relación que él
hacía entre las reglas gramaticales y las lógicas. Me lo trató de explicar. No creo
que le entendí. Aunque luego, Madeleine, que estaba presente en el encuentro, le
dijo a su marido, todo un personaje, que había escuchado extasiada una discusión
maravillosa. Cuando el marido, Edward, le preguntó de qué iba tal discusión le
contestó que no tenía ni idea. En todos los sitios cuecen habas. Chomsky me
preguntó con interés por Euskadi y por España en general. Siempre ha estado
atento, como dije, a todo lo que se mueve fuera o contra las instituciones. No me
gustaría pasar por alto que ha sido de los que ha firmado un Manifiesto a favor de
un Referendum de Autodeterminación de Catalunya. Claro que siempre habrá un
listo que sostenga que en dicho Referendum deben votar todos los españoles con lo
que caen en una falacia que recibe el nombre de “petitio principii”, dar por probado
aquello que precisamente hay que probar. Como le dijo alguien a Vargas Llosa, que
yo le llamaría Llora, la autodeterminación de Perú también tendría que votarla
España. De risa. La concepción chomskiana de la actividad política es para mí la
más aceptable que conozco. Desconfía de la política de partidos tal y como se ha
instalado en las llamadas democracias occidentales y en donde los políticos están al