Página 23 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
22
enteran, pero disimulan son males, me contestó que siempre hay que estar abierto
a que la gente cambie. Eso no lo dice ni un cura rural. Este bien sabe que el perro
sabe elegir en verano el lugar de la sombra para dormir mejor. Ese señor se llama
Federico Mayor Zaragoza y es venerado por muchos seudoprogres.
La expulsión de la Autónoma marcaría uno de los cambios importantes en mi
vida, al unísono con los cambios que se estaban dando en España. Nunca he creído
en esas gran mentira filosófico-teológica de que lo malo o negativo es partera de lo
bueno y positivo. A veces, y con la anuencia de sicólogos o siquiatras, se nos dice
que el dolor puede generar creatividad. Se recurre a casos muy concretos de
grandes creadores que han generado sus proezas desde el dolor. Y se cita a
Nietzsche, a Freud, a los esposos Curie y a tantos más. O a las jaquecas de Kant.
Este extraño consuelo, esta dialéctica diabólica que utiliza el mal para generar el
bien tiene profundas raíces religiosas. Y de lo peor de la religión. Por eso no diré
nunca que el rector de la Autónoma, sus secuaces, sus cómplices en el silencio y los
que no ayudaron, que fueron la mayoría, a que saliéramos de aquel embrollo, me
hicieron un favor. Y es que, eso dicen los defensores de esta tesis cuasiteológica, si
no es por ellos, no hubiera podido pasar un curso en la Universidad de Columbia de
Nueva York. Enseguida volveré sobre ello. Antes un apunte histórico de los que
muestran los vericuetos de las mentiras historias que nos contamos unos humanos
que nunca dejamos de ser niños. Los evangelios cristianos se dividen en canónicos
y apócrifos. Canon quiere decir medida., el filtro que da validez a algo. En lógica,
por ejemplo, se habla también de notación canónica, pero me parece que aclara
más volver a los evangelios. Son cuatro los que la Iglesia católica admite como
revelados y coloca al resto de los escritos que no han pasado ese examen como
apócrifos, palabra que quiere decir escondido, pero a la que luego se le dio el
significado de falso. Un tema bien interesante, solo que nos apartaría de lo que
deseo expresar ahora. Entre los apócrifos, que son más de ochenta, se ha
descubierto recientemente el evangelio de Judas. A Judas se le ha tomado siempre
como el malo de la película. No era para menos porque traiciona a su maestro
Jesús, entregándole a los romanos. Y la traición ha sido vista, y con razón, como
una de las mayores perversidades morales. Pero lo que se dice de él en los
apócrifos, y en contra de los canónicos o revelados, es muy distinto. Judas se
sacrifica, por así decirlo, y no hace esa entrega o traición para ser cómplice de las