Página 171 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
170
En el comienzo de su obra, Francisco Tomás habla de una revolución en marcha en
las democracias occidentales, vista la caducidad del modelo “democrático” vigente.
Por cierto, aclara- inmediatamente- no se trata de una revolución inspirada en las
francesas y sus derivadas. Tampoco de lo partidocrático, radicalismo-peronismo, en
Argentina o izquierdas y derechas en Occidente. El progresismo recibe también lo
suyo. Sin embargo en lo relativo a la sexualidad, en cuya problemática también
interviene, el autor parece abordar posturas compartidas y caras al progresismo.
Se trata sí de un nuevo pacto social y político. La revolución debe darse en el
campo del lenguaje y es conceptual. Lo dicho se plantea en una crítica despiadada
a la democracia-pseudodemocracia- vigente, denominada por momentos
prostibularia. Pero esa crítica que abarca innumerables aspectos no apunta
solamente a la clase o casta dirigente sino también a los pueblos o a los
ciudadanos, sumergidos en una servidumbre voluntaria. Aspectos a los que el
autor, insiste una y otra vez en una parodia del voto cada dos años (casos como las
PASO y la obligatoriedad del voto) y las ya mencionadas exclusión de diversas
facetas que padecen los gobernados reducidos a condición de siervos.
A medida que el discurso avanza Francisco Tomás ensaya distintas categorías “los
de adentro” y los de “afuera” por ejemplo. Cómo es obvio no se puede pensar la
política en esos términos (según afirma el autor) Ya veremos más adelante, más
allá de la crítica, más bien, profundizándola, que medidas concretas propone.
Destacando esto mismo también del ensayo que no es únicamente en términos
críticos.
Según Francisco Tomás “El estado ha muerto” en una clara relación con el “Dios ha
muerto” de Nietzsche, considera una falacia, especialmente irritante aquella frase