Página 145 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
144
NOTAS
1 Candidata a doctora en Neurociencia y Biología del Comportamiento, Universidad
Pablo de Olavide, Sevilla- España; profesora de cátedra del Departamento de
Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Medellín. Correo electrónico:
mealvaduque@hotmail.com
2 En palabras de Fernández, el modelo de la biología filosófica que no es para nada
filosofía de la biología, ya que la visión de esta no es disciplinar y mucho menos
fragmentaria, nos acercamos a la mirada de un mundo multidimensional,
entendiendo estas dimensiones como paradigmas (vistos estos desde la
cosmovisión de Fritjof Capra) para traspasar (o por lo menos intentarlo) los límites
de la lógica aristotélica a través de las relaciones complementarias existentes entre
los sentimientos/saberes de las disciplinas tradicionales y conformar de esta forma
un nuevo mapa cognitivo que nos permita opinar desde otros posibles lugares, que
no son por demás garantías de nichos seguros, pero si espacios de encuentros
inmersos en la dinámica compleja que se autogenera y autoorganiza
permanentemente en la trama espirilica que llamamos vida.
3 Entendiendo por una metáfora una comparación, una figura retórica que se utiliza
para hacer comprensible lo ininteligible, pero las metáforas tienen un problema:
muchas veces oscurecen aquello que pretenden hacer más comprensible; sin
embargo de esta situación el autor ha tratado de obviarla.
4 Se entenderá transdisciplinariedad como bien lo afirma Nicolescu (2002): “La
transdisciplinariedad por su parte concierne, como lo indica el prefijo “trans”, a lo
que simultáneamente es entre las disciplinas a través de las diferentes disciplinas y
más allá de toda disciplina”.
5 La transdisciplinariedad tiene que transformar cada idea en una disciplina
diferente la cual se une de manera armónica en el metatexto de la vida (traducción
libre).
6 Lo Complejo es para Morin lo que se teje en conjunto, en consecuencia
complejidad implica integración; es por ello que cuando proponemos el modelo
meta complejo del pensamiento biológico intentamos entender desde los procesos
emergentes de las interacciones derivadas de los paradigmas allí presentes, las
posibles asociaciones que desde el lenguaje (la biosemiótica), pueden ir dando
pistas para el establecimiento de ordenes parciales que nos sugieran la presencia
de algunas racionalidades emergentes que sirvan de puentes entre el paradigma
propio de la biología mecanicista y las ciencias humano/sociales.