Página 129 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
128
intuitiva cosa que hasta la fecha desconocemos. Sin embargo sabemos que en el
mundo de la formalización matemática también se le puede llegar a través de la
intuición, quizás el objetivo no se encuentre muy lejano.
A continuación procederé a mostrar de forma más o menos cronológica los
diferentes modelos que he ido construyendo a través de los años, su origen
anecdótico, su evolución e influencia en todo el desarrollo de mi proceso
investigativo/reflexivo de los últimos 16 años.
EL ORIGEN
Aproximadamente en el año 1992, fui invitado por una novia a participar en un
naciente colectivo de comunicación en la Universidad pedagógica en la que
estudiábamos, en el departamento de ciencias sociales de dicha casa de estudios.
Yo era un estudiante de Biología del segundo semestre y el objetivo de dicho
colectivo era conformar una emisora de radio pedagógica.
Mi novia era estudiante de historia ya a punto de graduarse y me invitó a que
conociera al profesor Edgar Balaguera, recién llegado a la Universidad y quien
lideraba el proyecto de la radio pedagógica. A mí siempre me gustó la idea de ser
locutor de radio. De hecho 10 años después obtuve mi certificado de locutor y
aparte de escribir es esta otra de mis pasiones. El desenlace de todo esto es que mi
relación con mi novia se terminó, la emisora de radio nunca se dio mientras yo
estuve en la universidad y sin embargo la relación con Balaguera creció y hoy día
aunque casi no nos vemos, su influencia en lo que hago es muy grande.
De ese proyecto de emisora de radio nació otro de formar investigadores en
ciencias sociales. Al principio fue un poco difícil, sobre todo porque las formas de
percibir al mundo en ciencias sociales y en ciencias naturales son muy diferentes.
Pero algo me decía que debía transitar dicho proceso. Lo cierto es que transité por
un mundo en el que los científicos naturales no me entendían y los sociales no
mucho. No pocas veces tuve deseos de abandonar todo esto, pero ya habitaba en
mí el germen de lo que hoy día soy.