Página 127 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
126
• Cuando dirigí mis pensamientos a inventar, me di cuenta de que podía visualizar
mis concepciones con la mayor de las facilidades. No necesitaba modelos, ni
dibujos, ni experimentos: todo eso lo podía hacer en mi mente, y así lo hacía. De
esta manera he desarrollado, inconscientemente, lo que yo considero un nuevo
método de materializar ideas y conceptos ingeniosos, que es exactamente opuesto
al puro método.
• Mi método es diferente: yo no me precipito al trabajo de construcción. Cuando
tengo una idea, comienzo, de inmediato, a construirla en mi mente. Cambio la
estructura, hago mejoras, experimento, hago funcionar el dispositivo en mi mente.
Para mí es exactamente lo mismo manejar mi turbina en el pensamiento o probarla
de veras en mi taller. No hay diferencia alguna, los resultados son los mismos. De
esta manera, ¿saben?, puedo desarrollar y terminar un invento rápidamente, sin
tocar nada. Cuando ya he avanzado tanto que he incorporado al aparato cualquier
mejora posible que yo pueda concebir, y ya no veo ningún defecto por ningún sitio,
entonces es cuando construyo el producto final de mi cerebro. En cada ocasión, mi
dispositivo funciona como yo había concebido y el experimento resulta tal y como lo
había planeado. En veinte años no ha habido ni un solo experimento aislado que no
haya resultado exactamente del modo en que yo pensaba que lo haría”
12
.
PARA GÜNTHER KNOBLICH Y MICHAEL ÖLLINGER
13
“La intención y la acción nos sorprenden totalmente despistados cuando surge la
chispa intuitiva” expone Danil M. Wegner de Harvard.
“El conocimiento impide la percepción intuitiva”
“En realidad se ha comprobado que las mejores intuiciones se dan durante el sueño
o después de una buena siesta. Así, se cuenta que el famoso químico alemán
Driedrich August Kekulé von Stradonitz (1829-1896) descubrió la estructura anular
del benceno, al soñar con una serpiente que se mordía la cola.
“El sueño fomenta los procesos de percepción intuitiva”.
“Cuando no se puede ni siquiera una siesta, vale la pena dar rienda suelta a las
ideas. O dedicarse a algo estimulante, como tomar un helado o jugar al ping-pong.
En nuestras investigaciones hemos comprobado que el buen humor ayuda a
12
TESLA, N. (2012) Firmado: Nikola Tesla. Escritos y cartas, 1890-1943. www.lectulandia.com
13
KROBLICH, G; ÖLLINGER, M. (2006) Percepción intuitiva. Mente y Cerebro. Madrid España.