Página 124 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
123
sociales tales como: neurosocialismo, neurodemocracia, neuroteología,
neuroepistemología, neuroética. Cada término ya sugiere en sí mismo la
emergencia de un nuevo universo de estudios. Por tan sólo citar algunos, lo mismo
podríamos decir si lo aplicamos a los paradigmas emergentes: ciber, eco, nano, etc.
Desde aquí ya no se trata de desarrollar un modelo matemático y probarlo. Aquí se
trata de identificar nuevas tendencias y luego buscar indicios en y a través de las
relaciones sociales. Eso también es teoría.
Teorizar es imaginar nuevos mundos, nuevos universos, realidades que sólo se
asoman y que por lo tanto no son tan evidentes. Eso es lo que hago. A eso me
dedico. La rigurosidad en y a través de la percepción intuitiva es irrelevante pues
ésta no opera por etapas. La misma emerge repentinamente como una avalancha
como una lluvia de ideas.
A veces incontenible a veces angustiante. Particularmente a quien escribe cuando
entra en esa especie de trance, luego de un tiempo de estar transcribiendo las
ideas que le llegan como dictados del alma, le invade un desesperado deseo por
detenerse pero las ideas siguen y siguen hasta que por alguna razón comienzan a
disminuir y la calma vuelve. Podríamos describir esta fase como un estado de
hiperexcitación mental
. Dicho proceso de hiperexcitación mental puede durar
varios días incluso una semana, y la productividad en esos días es tan alta que
puedo afirmar que he logrado armar hasta 4 libros en una semana, esto tan sólo
para referenciar la intensidad de este proceso.
Luego de esa fase de hiperexcitación mental que como ya dijimos llega de repente
y que de alguna forma he aprendido a estimular más no a controlar, viene otra de
revisión de lo escrito
que por lo general viene después de un largo período de
reposo del texto. Todo esto sugiere no el dejar de trabajar sino simplemente dejar
de trabajar ese texto. Allí entra otra cuestión que no había señalado anteriormente
y es que por lo general trabajo varios textos al mismo tiempo. Sin embargo a veces
el proceso de hiperexcitación mental es tan extenuante que a veces dejo de escribir
y leer por mucho tiempo.
Lo que sigue podríamos decir que ocurre casi que en paralelo con lo anterior y es el
comenzar a armar cual rompe cabezas las ideas que deseo mostrar en el texto y