Página 119 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
118
este texto es un intento por saldar dicha deuda, más que con la comunidad
científica, conmigo mismo.
La autorreflexión, inició por aplicarme una autobiografía, para tratar de entender el
por qué en mi vida siempre ha habido un vacío comprensivo con el resto del
mundo. ¿Por qué no comprendo del todo al mundo y en definitiva por qué el mundo
no me comprende? ¿Por qué cuando se trata de buscarle la solución a un problema
o simplemente cuando se trata de hallar algo extraviado, para mí resulta mucho
más fácil que para los demás?, ¿por qué para mí todo es fácil y para los demás es
difícil?, ¿por qué para mí lo único difícil, es ver las cosas como ellos las ven, y sentir
lo que ellos sienten? La búsqueda de respuestas a estas preguntas, me fue llevando
a recordar experiencias en las que me encontraba viviendo en medio de personas
que sienten que la única manera de llegar al conocimiento es de forma
fragmentaria y mecanicista. Es decir; a través del ensayo y error. ¿Será que esa es
la única forma confiable de hacer ciencia y tecnología? ¿Será que sólo por esa vía
se puede llegar a grandes hallazgos?
Dicho mecanicismo se manifiesta: organizando, sistematizando, jerarquizando. Hay
muchas personas que están convencidas que eso que ellos hacen es ciencia y que
lo que no se parece a eso simplemente no lo es. En una ocasión un científico me
preguntó
¿Qué haces tú?, y yo les respondí Filosofía de la biología, y él me
dijo: ahh, nosotros si hacemos investigación.
O también expresiones como
estas en las que maestros o profesores me han dicho:
Esto no lo hiciste tú.
Dichas expresiones siempre resultaron para mí indefendibles, pues cuando se me
preguntó sobre el procedimiento que seguí, mi respuesta siempre fue: “Me llegó, no
sé cómo lo sé pero lo sé, siento que es por allí”, en algún momento de mi vida pude
pensar esto es casualidad, pero luego de constatar que se repite de forma
sistemática en todo lo que hago, puedo afirmar con convicción que allí existe un
método al menos mi método
2
.
En otra ocasión en la universidad al leer mi primer texto filosófico uno de ellos me
dijo:
¿Que te fumaste, estaba verde?
2
A la ciencia cerebro izquierdo que hegemoniza nuestra forma de ver al mundo, no le interesa que cada
persona posea su propio método de aprendizaje y de investigación. Por el contrario le interesa que este
sea homogenizable, para así poder hacerlo comprobable y verificable.