Página 103 - portada 16

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 16
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
102
Por tanto volviendo al tema, Kant creó un problema de metodología a los estudios
filológicos e históricos, del que ignoro si se enteraron los “practicantes” de dichas
materias. Obligó a las ciencias del espíritu a buscar apoyo en las ciencias de la
naturaleza. Pero, se pregunta Gadamer ¿merece la pena reservar el concepto de
verdad para el conocimiento conceptual? ¿no hay verdad en una novela, en un
relato histórico de hace mil años o en un cuadro de hace 500? ¿no es obligatorio
reconocer que también la obra de arte posee verdad?
2. La verdad en la obra de arte
El
drama teatral
es el ejemplo escogido para hablarnos de la verdad de la obra de
arte. En la exposición de este capitulo resuena Grecia. La acción del drama reposa
sobre sí misma, no admite ninguna comparación con la realidad, ha quedado
elevada por encima de toda comparación o similitud y también por encima de si lo
que pasa en él, la “historieta”, es real o no, porque desde ella, desde la acción del
drama está hablando una verdad superior. El gozo que produce la representación
es el gozo del conocimiento. Emerge lo que es, el ser verdadero, la redención total.
El mundo de la obra de arte es de hecho un mundo transformado, en él cualquiera
puede reconocer “así son las cosas”.
La realidad es lo no transformado, el arte, la superación de esta realidad en su
verdad. Lo que se experimenta en la obra de arte es hasta que punto la
espectadora que soy reconoce en ella algo de mi misma. Es la alegría del
reconocimiento que consiste en conocer algo más, es un encuentro conmigo misma,
es la anámnesis de Platón. Se deja atrás lo casual y prescindible y se llega a una
verdad. En una buena película o un buen drama prescindo del actor fulano,
mengano, perengano. La representación es elevada a su verdad y validez.
Para mostrar algo hay que exagerar y esto se puede aplicar también a la clase en la
medida en que esta tiene algo de drama escénico, de actuación. Hay que destacar
lo que se quiere transmitir. El reconocimiento en el arte tiene el carácter de un
conocimiento esencial, por eso, nos dijo Aristóteles en la
Poética
que la poesía es
más filosófica que la historia (Poética 9, 1451 b6)
El nominalismo moderno acabó con el concepto de “mímesis” y su capacidad
estética de generar reconocimiento y vínculo. La interpretación del drama es en