Página 84 - portada 15

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 15
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
83
Necrológica. Victoria Postigo Gómez,
In Memoriam
Por Rosalía Romero
La profesora Victoria Postigo (Madrid, 1953-Madrid, 2015) falleció el pasado
mes de diciembre de 2016. Afortunadamente, el final de su vida entre nosotros y
nosotras no fue doloroso para ella, quien mantuvo una ejemplar actitud ante el
hecho biológico que fue el cáncer de pulmón que no superó. Y también su adiós fue
un regalo recibido al final de su vida porque ocurrió una tarde al lado de su madre,
a quien ella adoraba. Por ello, su hija, heredera de la sabiduría estoica de Victoria,
expresa la satisfacción que siente ante el hecho de que su vida finalizara al lado del
que fue su Principio, sin dolor y rodeada de amor y de cuidado. Era lo que nuestra
Victoria se merecía, aunque con ello no queremos decir que haya ser humano que
merezca lo contrario. Y esta aclaración no podía haber faltado en la necrológica de
Victoria Postigo, a quien con suma gratitud tenemos el deber de llamarla
humanista. Su
modus vivendi
tenía nítidas raíces socráticas: el mal lo practica
quien no conoce el bien. De ahí la fuerza de sus dotes pedagógicas.
Una mujer castellana, enamorada de Andalucía, llegó a La Línea de la
Concepción con una plaza de maestra, en un Concurso Nacional de Traslados, antes
de la creación de la Comunidad Autónoma Andaluza. Sensibilizada, desde muy
joven, con las condiciones socio-culturales habidas en el Sur, antes de la creación
de los Centros Educativos para Personas Adultas, se comprometió en las campañas
de alfabetización realizadas en las zonas rurales, con las familias jornaleras y
campesinas. Durante varios años sus vacaciones veraniegas las empleaba en la
lucha contra el analfabetismo en Andalucía. Del mismo modo, estuvo comprometida
con los Movimientos de Renovación Pedagógica pre-Logse; en este contexto, fue
una maestra pionera en materia coeducativa, expresión de su conciencia feminista
aplicándola en su parcela profesional.
Victoria Postigo había empezado a estudiar Filosofía en la Universidad
Autónoma de Madrid, carrera que continuó en Sevilla, a donde vino a vivir desde la
provincia de Cádiz. Fue cuando yo la conocí, en septiembre de 1984. Muy pronto
nacería su hija, cuyo nacimiento fue muy deseado y a quien quiso con todo su
corazón el resto de su vida. Con los años llegó a ser Profesora de Filosofía, aunque
no dejó nunca de ser estudiante o, dicho de otro modo, llegó a ser una “estudiosa”
a quien daba gloria escuchar.
En Sevilla, hemos tenido la ocasión de disfrutar de sus intervenciones,
siempre muy trabajadas, en el Grupo de Estudio de la obra de Hanna Arendt que,
en el marco de la Asociación Andaluza de Filosofía, se ha reunido durante cinco
años -entre 2009 y 2014-, teniendo como Sede central el Seminario de Estética e
Historia de la Filosofía (Facultad de Filosofía). En este lugar se le rindió un solemne
Homenaje el día 8 de abril, al que asistió una parte de su familia –entre toda ella su
madre y su hija-, colegas de profesión, amigos y amigas. En todas las
intervenciones se pusieron de manifiesto sus cualidades humanas e intelectuales,
así como su legado.
No es un halago redundar en las elocuentes intervenciones de la que fue una
gran amiga mía durante más de treinta años: ello fue posible porque Victoria
Postigo había realizado un trabajo de investigación sobre la obra de Hanna Arendt,
en el que abordó el problema judío en la filosofía de la autora de
Los orígenes del
totalitarismo
. Podemos presumir, pues, de que nos ha dejado, además del legado