Página 152 - portada

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 14
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
151
dinámica del grupo asistente a cada uno de los cafés filosóficos.
En cuanto a los temas tratados hay una gran variedad, que va de
lo más especulativo a lo más práctico. Así tenemos: 1) ¿Somos
física y química, o somos algo más?, 2) ¿En qué consiste la
madurez personal?, 3) ¿De verdad hemos avanzado?, 4) ¿Es
posible la felicidad?, 5) ¿Por qué juzgamos?, 6) ¿Para qué la
muerte?, 7) ¿Cómo afecta la tecnología a nuestro mundo?, 8)
¿Hay meta o hay camino, en la vida humana?, 9) ¿Qué puede
significar hoy la compasión?, 10) ¿Cuál es el sentido de la vida?,
11) ¿Hay motivos para indignarse?, 12) ¿Por qué la hipocresía?,
13) ¿El camino de la vida es nuestro?, 14) ¿Podemos
comunicarnos realmente? y 15) ¿Por qué el ser humano es
religioso?
Sánchez Millán nos ha dejado claro que el café filosófico no es un
club de debate ni un duelo dialéctico. Se trata de buscar la
verdad (no de ser simplemente brillante o erudito) a la vez que
se convive y se reconoce al otro. El autor afirma con lucidez que
“[…] muchas veces estamos diciendo lo mismo, pero […] el tono
y las palabras es lo que más no está separando” . El
planteamiento del café filosófico es bueno para intentar evitar
esa especie de paradoja de la sociedad contemporánea, es decir,
que los debates están polarizados ruidosamente en posiciones
que son aparentemente idénticas. No obstante, eso no quiere
decir que no se le puedan, en un sentido más general, presentar
objeciones (que el propio autor expone en una especie de epílogo
crítico en forma de correspondencia electrónica con Pepe Zafra).
En cualquier caso, Practicar la Filosofía es un libro que sólo
adquiere sentido justamente con eso, con la práctica, y será más
brillante en la medida en que pueda ser más útil, a saber, en la
medida en que pueda seguir vivo en otros cafés, otros
escenarios, otras personas. Es entonces cuando el entusiasmo de
Sánchez Millán podría ser también el nuestro.