Página 147 - portada

Versión de HTML Básico

El Búho Nº 14
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
146
CAFÉ CON FILOSOFÍA
Antonio Sánchez Millán,
Practicar la Filosofía, Los cafés filosóficos
y otras prácticas socráticas
, prólogo de Gabriel Arnáiz, Editorial
Alegoría, Sevilla 2013, 220 páginas.
José Antonio de la Rubia Guijarro
Este es un libro sobre práctica filosófica, que no sobre “filosofía
práctica”. En filosofía, como en muchos ámbitos de la vida, la
relación entre teoría y práctica puede ser muy dificultosa. Al igual
que ocurre con el sexo, digamos que la teoría se la sabe todo el
mundo pero puede costar mucho aplicarla. Quizá la mayor
patología que padecemos quienes nos dedicamos a la filosofía
sea que hablamos mucho de la misma pero filosofamos poco.
Kant vio con lucidez la distinción entre el contenido filosófico
(“enseñar filosofía”) y la praxis filosófica (“enseñar a filosofar”).
Son dos procesos distintos. Hay personas que saben mucha
filosofía pero apenas filosofan. Y a la inversa, claro. La filosofía
institucionalizada, la filosofía académica, está basada en la teoría
filosófica. Es probable que este tipo de enseñanza desaparezca,
no corren buenos tiempos para la lírica filosófica. Pero la práctica
filosófica nunca desaparecerá ya que no es una institución sino
un modo de vida. Para que despareciera la práctica filosófica
deberíamos dejar de ser animales racionales.
Aunque las reformas educativas nos vayan a afectar
negativamente, hay que reconocer que la filosofía sobrevive
perfectamente fuera de las aulas. De hecho, empezó ahí. El aula
puede ser el mejor sitio para enseñar filosofía pero fuera del aula
puede enseñarse a filosofar. En los últimos años, en Europa y
Estados Unidos ha surgido una corriente que pretende desarrollar
la práctica filosófica fuera de las instituciones académicas,