Página 38 - Disertaciones I Olimpiada Filos

Versión de HTML Básico

El Búho
Revista Electrónica de la
Asociación Andaluza de Filosofía.
D. L: CA-834/97. - ISSN 1138-3569.
Publicado en
www.elbuho.aafi.es
Disertaciones I olimpiada Filosófica de Andalucía
38
es deber de todo filósofo intentar persuadir a las personas que
no han mantenido su hombre-niño de despertarlo.
Lo que empezó siendo el por qué de un niño asombrado
ante el más mínimo destello de su mundo acaba siendo la
inquietud de una persona instruida y formada, que se ha
enseñado a pensar de forma rigurosa y crítica, por cuestiones
trascendentales. Lo que parecía no ser más que una
asignatura destinada a hacernos pasar un pequeño calvario
resultó ser un viaje en dos direcciones; a través del tiempo
y las ideas de aquellos que nos precedieron y al interior de
nosotros mismos, que no hace tanto que dejamos de ser niños
que se sorprendían por todo y aún podemos, todos, cumplir con
las expectativas de forma sobresaliente y convertirnos en
geniales hombres-niño que han sido preparados para pensar y
entresacar opiniones de ideas dispersas, además de para
memorizar como animales parlantes una cantidad ingente de
fechas, datos y fórmulas.
La Filosofía, esa eterna incomprendida que todos
podemos estar tentados a abandonar en una cuneta de
nuestras mentes para convertimos en hombres atrapados por
la rutina, es algo así como un ciclo. La llevamos dentro, y es algo
tan real como que somos una acumulación de átomos. Parece
extraño el concepto de átomos intentando comprenderse a sí
mismos, sin embargo estudiamos Química. Por eso, puede
parecer lejano el estudio de uno mismo, que es una de las bases
de la Filosofía. Pero aunque no nos demos cuenta, pasamos
nuestra vida utilizando la Filosofía a nuestro antojo.